A. Moreno (psicólogo deportivo): “La salud mental en el ciclismo es un tema irrenunciable”

Burnout, trastornos de alimentación, abandono prematuro, cuadros depresivos…son algunos de los problemas a los que se pueden enfrentar los ciclistas profesionales dado que este deporte requiere llevar “una vida estricta y tiene unos niveles de exigencia física y de compromiso excepcionales”. Hablamos con el compañero Antonio Moreno, psicólogo del deporte especializado en ciclismo, para saber en qué consiste su trabajo y cómo hacer frente a determinadas situaciones.

El Tour de Francia es uno de los acontecimientos deportivos más destacados a nivel mundial. Etapas duras que ponen al límite los cuerpos y las mentes de los ciclistas profesionales. Por ello, según afirma en esta entrevista Antonio Moreno, psicólogo deportivo especializado en ciclismo, “el aspecto mental es clave. Tener a un corredor que cobra tres millones de euros al año desmotivado, presionado o deprimido es la mejor manera para los patrocinadores de tirar el dinero a la basura”.

¿En qué consiste el trabajo del psicólogo/a en este ámbito? ¿Cómo se preparan o se deberían de preparar psicológicamente los ciclistas para una competición de tal envergadura?

La preparación psicológica de un ciclista, en condiciones ideales, comienza en la pretemporada. Desde octubre o noviembre hasta las últimas semanas de enero, antes de que comiencen las primeras competiciones, es el periodo natural para entrenar las habilidades psicológicas en general y las fortalezas y debilidades de cada ciclista en particular.

Son meses en los que, en primer lugar, se viene de un pequeño descanso tras la finalización de la temporada, la carga de entrenamiento es mucho menor e irá incrementándose de forma progresiva, las exigencias de los equipos también irán aumentando conforme transcurran las semanas pero estos meses los ciclistas realizan un trabajo de base y van más a su aire. Además, la presión de la competición queda lejos. Es el escenario perfecto para realizar un buen entrenamiento psicológico como parte de la preparación deportiva general de cada corredor o del equipo (motivación, destrezas psicológicas, proceso de estrés y manejo de la ansiedad, ideas irracionales, estrategias de afrontamiento, bienestar, flow, etc.). Al mismo tiempo, se va dando forma al calendario de la temporada y se empiezan a establecer las metas y los objetivos de cada ciclista.

Las concentraciones son escenarios idóneos para las actividades grupales y el desarrollo de los equipos. El ciclismo es un deporte muy particular, une a deportistas que entrenan por separado y que mantienen poco contacto físico con sus compañeros de equipo y, sin embargo, en competición tendrán que renunciar a sus aspiraciones individuales por un bien superior: el del equipo, que decidirán los directores deportivos. Sin un trabajo grupal intenso y continuo, muchos equipos no logran alcanzar etapas en los que el rendimiento grupal es máximo.

Por último, en las semanas previas a las primeras competiciones se intensifica la ansiedad, aparece la presión por los resultados, las dudas sobre el rendimiento en las primeras carreras, el miedo a que las cosas no salgan las cosas como cada ciclista espera (y como también esperan las personas de su entorno). Es un momento adecuado para centrarse en las expectativas, en las ideas irracionales, en sus metas de logro y en las orientaciones de meta, profundizar en las técnicas de autorregulación, en los aspectos intrínsecos de su práctica deportiva, focalizar la atención del ciclista en el proceso.

 

¿Y durante las etapas?

Si el trabajo anterior ha sido productivo, la base del entrenamiento psicológico está hecha. Las intervenciones durante una vuelta de tres semanas como un Tour de Francia suele hacerse por las tardes, telefónicamente, por whatsapp si el wifi lo permite, por videollamada si el ciclista lo necesita, y a través de  mensajería instantánea. Si la comunicación entre ciclista y psicólogo del deporte es de calidad, pocas palabras son suficientes. Aunque según lo que haya pasado en la etapa, se puede estar varias horas, es muy variable.

Además, la intimidad en carrera es limitada: los corredores comparten habitaciones, tienen los horarios bastante pautados y el tiempo está más restringido (descanso, masaje, cena, reunión si el equipo lo estipula, contacto con la familia, compromisos en redes sociales). La confidencialidad de las conversaciones es un hándicap en caso de realizarse en zonas comunes, o con un compañero en la habitación.

Las intervenciones exploran el impacto emocional del desempeño diario en función del desarrollo de la etapa, con la finalidad de mantener el plan acordado o reajustarlo. Eso implica dar salida a las emociones; conocer las atribuciones que realiza el ciclista sobre lo sucedido en carrera, sus pensamientos y valoraciones; reforzar el esfuerzo realizado; vincular las demandas de la competición a actuaciones anteriores, en entrenamientos o carreras; adecuar el foco atencional, aunque la mayoría de veces se estrecha e impide ver las cosas con perspectiva de cara a la toma de decisiones; confrontar con ideaciones sobre lo que se cree que va a pasar, o con lo que imagina que va a hacer; redefinir objetivos, etc., la casuística es prácticamente infinita.

 

El Tour cuenta con muchas etapas y, aunque hay jornadas de descanso, el cansancio está ahí, ¿Cómo se le hace frente?

En el ciclismo, el cansancio es una parte inherente al deporte. De hecho, este es un deporte de resistencia en el que gana la persona que aguanta más. Es decir, consiste en generar situaciones de desgaste y fatiga en los rivales para ser el primero al cruzar la línea de meta.

Sin embargo, en un Tour de Francia, salvo diez o doce ciclistas, el resto no disputa los primeros puestos de la clasificación general y alternan periodos de máximo esfuerzo con otros de recuperación en función de sus características y de las demandas de la carrera. Para los líderes, sin embargo, una competición de tres semanas es un desafío extremo para el que se preparan durante años, desde categorías inferiores han ido construyendo un organismo y una mentalidad que les permite enfrentarse a unos esfuerzos tan increíbles.

Un ciclista World Tour puede llegar a hacer 35.000 km anuales, las mujeres unos 25.000 km, esto da una idea de la capacidad que tienen los ciclistas de tolerancia a la fatiga. Además, la recuperación física, mediante masajes, suplementación , alimentación, optimización de la posición en la bicicleta, también de los materiales, y los avances en la preparación física, sumadas a la preparación psicológica, da como resultado espectáculos tan impresionantes como los que deparan un Tour de Francia, un Giro de Italia o una Vuelta a España.

 

¿Es el ciclismo un deporte especialmente severo? ¿Esto exige tener algunas consideraciones especiales a la hora de trabajar con estos deportistas?

Es tremendamente severo. La principal consideración es, en mi opinión, conocer el ciclismo. Tiene sus tiempos, sus momentos, sus exigencias, sus roles… Es un deporte ciertamente hermético, por un lado especialmente próximo al aficionado, dado que pasa por la puerta de su casa, y a la vez esquivo, volátil, etéreo. A la media hora de haber finalizado una carrera ya no queda ni la meta, ya están pasando los coches por la calle.

El ciclista tiene que llevar una vida muy estricta, y además, en los últimos años, con los potenciómetros, los GPS y los pinganillos, han perdido la capacidad de improvisar, de jugársela, de probar. Las órdenes de equipo se reciben al instante. Los escasos patrocinios en este deporte obligan a los equipos a dar visibilidad a su marca, y todos defienden la pequeña porción de pastel que les permite sobrevivir como entidad deportiva.

Los chavales que quieren vivir de esto acumulan años de privaciones y sueñan con ser ciclistas profesionales, y muchos se quedan por el camino frustrados y decepcionados por un deporte que no les ha devuelto ni la mitad de lo sacrificado. Los que llegan al profesionalismo, están expuestos a la opinión pública, medios y aficionados, que les encumbran o les dilapidan en cuestión de segundos, y eso tiene un impacto profundo en sus autovaloraciones y en su autoestima. Los equipos, como empresas que son, fichan y se desprenden de corredores, cada año.

La salud mental en el ciclismo es un tema irrenunciable. Hablar de bienestar en el ciclismo es como hablar de unicornios y de arcoíris de colores. Sin embargo, como deporte de alto rendimiento, son habituales los síndromes de burnout y de sobreentrenamiento, el abandono prematuro, también los cuadros depresivos y, en casos extremos, el suicidio. Negarlo no va a ayudar a tomar conciencia de la fragilidad de la materia prima que tenemos entre manos: no es el carbono de las bicicletas, son las personas.

 

¿Cómo hacer frente a los imprevistos (lesiones, caídas causadas por otros...)

El ciclismo transcurre por la vía pública, con el público junto a los corredores. Cerca de doscientos ciclistas descienden puertos de montaña por carreteras estrechas y tortuosas a más de 100 Km/hora, o esprintan en llegadas a meta a cerca de 70 Km/hora. Más que imprevistos son situaciones desafortunadas pero habituales, forman parte de este deporte. Prepararse durante meses y caerse en la primera etapa de la carrera más importante de tu vida, es una circunstancia indeseable pero que se produce en prácticamente todas las carreras. Quien no lo considere así, realizará una inferencia arbitraria y abandonará este deporte más pronto que tarde, dado que caerse, pinchar o lesionarse está a la orden del día.

Por ejemplo, cada día se cambiarán 5, 10, 20 ruedas pinchadas en carrera… Y esto puede determinar el resultado en una etapa que le cambiaria la vida a cualquier ciclista. Sin embargo, pinchar una rueda viene a ser como que te hagan falta en el fútbol, es algo impredecible pero que forma parte del juego.

El deporte en sí, y el ciclismo en particular, es un deporte con un alto grado de incertidumbre: por sus recorridos, siempre distintos; por el número de variables que conforman 20 equipos, ocho corredores por equipo, todos ellos con intereses individuales y grupales, tomas de decisiones y alianzas volátiles e inesperadas, circunstancias de carrera en constante cambio, y todo ello en encima de una bici que apenas supera los 6 kg. de peso que vuela literalmente descendiendo puertos de montaña de más de 20 kilómetros, a lo mejor con lluvia... Esta incertidumbre hay que visibilizarla, conocerla, entrenarla, convertirla en una circunstancia de la que puede obtenerse un beneficio, incluso que puede disfrutarse. Al contrario, si la incertidumbre se percibe únicamente como un estresor, predispone a la preocupación, incrementa la ansiedad y la tensión y produce estrés.

 

Comenta un poco sobre la relación deportista-psicología-alimentación

La relación es muy simple: dietas muy estrictas en personas vulnerables está dando como resultado un incremento de los trastornos de la conducta alimentaria, especialmente en el ciclismo. Si a eso le sumamos las redes sociales como medio para mostrar y recibir evaluación de la propia imagen corporal, nos encontramos con el peligroso binomio de máxima exigencia física del organismo con una ingesta de alimentos errática e insuficiente.

Si algo es el ciclismo, a parte de un deporte con unos niveles de exigencia física y de compromiso excepcionales, es una actividad donde el aspecto mental es clave. Y hasta ahora, en más de un siglo de este deporte de competición, todavía no se ha superado la frase hecha de que la cabeza es muy importante. Palmadita en la espalda y a correr. El bienestar y la manera de enfrentarse a la competición de aquellos ciclistas y equipos que están incorporando la psicología del deporte a su preparación evidencia que quien considere que la intervención psicológica es un marginal gain la lleva clara. Tener a un corredor que cobra tres millones de euros al año desmotivado, presionado o deprimido es la mejor manera para los patrocinadores de tirar el dinero a la basura.



Noticias relacionadas

  • 19/10/2021
Formación e-learning en e-sports, organizada por la FIDAP

Dada la profesionalización de este sector, surgen nuevas necesidades y un ámbito laboral para los profesionales de la Psicología. Por ello, La Fundació per a la Investigació, Desenvolupament i Aplicació de la Psicologia de la Comunitat Valenciana, ha organizado este curso que tiene previsto su inicio el 2 de diciembre de 2021. Matrícula con descuento por pronto pago hasta el 16 de noviembre.
Leer

  • 18/10/2021
El compañero Carmelo Vázquez, Catedrático de Psicopatología la UCM, ha participado en el informe del Gobierno 'España 2050'

Concretamente, el el '9º Desafío' titulado 'ampliar las bases de nuestro bienestar futuro'.
Leer

  • 15/10/2021
Nuevas prestaciones para autónomos

Información relativa al Real Decreto-ley 18/2021, de 28 de septiembre, de medidas urgentes para la protección del empleo, la recuperación económica y la mejora del mercado de trabajo, facilitada por La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, (ATA).
Leer

  • 06/10/2021
Save the Children publica el còmic «Ana» per a sensibilitzar sobre la situació de la migració forçada de xiquets/es, i adolescents

L'obra, està penjada a la pàgina web de la Vicepresidència i Conselleria d’Igualtat.
Leer

  • 29/09/2021
El Congreso aprueba iniciar la tramitación de la Proposición de Ley General de Salud Mental

Esta iniciativa contempla incorporar 8.500 psicólogos/as al Sistema Nacional de Salud en el plazo de 4 años.
Leer